Cumpleaños sorpresa.

Soy amante de las fiestas de cumpleaños, a mi no me molesta cumplir años. Incluso con mis amigos hacemos que el mes de nuestro cumpleaños sea todo un mes de celebraciones, por esa razón he decidió hablar de las fiestas sorpresa.

Cuando tu preparas un evento para festejarte muchas veces no disfrutas como es debido porque eres el anfitrión y debes de estar al tanto de todo lo que se necesite al momento en tu fiesta, por eso en algunas ocasiones ser anfitrión no es algo padre.

Sin embargo cuando tus amigos toman la iniciativa de celebrar, todo cambia, pues solamente tú debes de preocuparte por parecer sorprendido, aunque siempre eso debe de ser así porque se supone que tu no sabes. Pero ¿qué hacer cuando tu la preparas?

Cuando inicias una organización debes recordar que debes de tener tiempo para empezar a planear todo y sobre todo, inventar la excusa perfecta para que todos tus amigos no digan nada al festejado. Debes de trabajar con astucia para que no haya ningún contratiempo.

Antes de empezar con las organizaciones, en una plática casual saca a colación que les parecería una fiesta sorpresa, sobre todo para saber si el festejado es fan o no de este tipo de eventos, muchas personas no les gusta este tipo de eventos porque no son afines a realizar fiestas y otros, bueno te amaran por siempre.

Elige la fecha, piensa en que todos tus amigos deben de tener contemplada esa noche y sobre todo que el invitado de honor no tenga algún compromiso previo que pueda arruinar la celebración, por eso invéntate una buena excusa o pídele ese día para que salgan. También tener la fecha planeada te ayuda a conseguir el lugar ideal para celebrar.

Como conoces a tus amigos a la perfección, elige quién será el encargado de ir por el invitado de honor ese día, sobre todo para que no meta la pata y la sorpresa no salga tan cual esperas. También recálcale a tus amigos, que el invitado de honor no tienen ni idea, y que deben de ser muy discretos. La sorpresa es la clave de todo.

Los invitados deben de enterarse uno por uno, si es que el grupo es selecto, pero también es más fácil de esta manera porque así el invitado de honor no lo sospechara pensara que es una salida de amigos o quedan para salir a un lugar normal, como cada sábado por la noche.

Los planes con el invitado de honor deben de ser claros, no debes de decirlo “oye te hicimos una fiesta, no puedes faltar”, eso sería un error, pero puedes quedar con él para ir al cine o tomar una copa, créanme los pretextos sobran en este mundo.

Es importante que contabilices cuántas personas asistirán porque es así como sabrás cuanta comida y bebida necesitas, es preferible que les pidas ayuda a tus amigos con algo que lleven o te ayuden a adornar el lugar, créanme hacer una fiesta tu solo es un trabajo muy cansado.

Ahora si a disfrutar, griten ¡SORPRESA! Con fuerza y tu intenta no quedarte dormido de cansancio.

Cómo-planear-una-fiesta-sorpresa-para-mi-novio